A la vez que Estados Unidos se dirimía entre Trump y Biden, la nación también elegía a sus congresistas y a 35 de los 100 senadores. Solo en el Senado hay más de 70 campañas electorales de los partidos mayoritarios, además de todas las independientes y de partidos minoritarios que difícilmente consiguen obtener la mayoría en el sistema electoral estadounidense. 

En este artículo vamos a tratar algunas de las carreras al senado que más relevancia han tenido y hablaremos de branding y comunicación digital y política. Analizaremos las diferencias de estas campañas con las que se llevan a cabo en España y señalaremos en qué direcciones los partidos de nuestro país pueden avanzar e innovar. 

En esta primera entrega analizamos el papel de John Hickenlooper y de Mark Kelly, candidatos por Colorado y Arizona respectivamente, a los que se sumarán más en los próximos días.

COLORADO

John Hickenlooper

La historia de John es la de un geólogo que tras ser despedido abre la primera cervecería de Colorado. A partir de ahí, su implicación en la comunidad le ha llevado a participar en distintas carreras electorales y el pasado 3 de noviembre se proclamó vencedor en las elecciones con el 53% de los votos.

De Hickenlooper destaca el color principal de su marca. El morado hace referencia a dos aspectos clave que buscan la unión del voto en su candidatura. El estado por el que se presenta, Colorado, está considerado como uno de los purple states, es decir, estados en que la ciudadanía apoya igual a demócratas que a republicanos. No hay un grupo mayoritario.

El color morado también se usa para escapar de los colores de la bandera estadounidense, que mezclados… ¡Eureka! Dan como resultado color púrpura.

Otro aspecto del branding de John Hickenlooper es la vinculación hacia su profesión. El eslogan Change is on a tap acompañado de un tirador de cerveza. Es interesante que alguien que ha sido gobernador, que tiene una dilatada carrera política, siga haciendo referencia a sus raíces como empresario y cervecero.

En tercer lugar, su página web, al igual que muchas de las carreras electorales usan WordPress como gestor de contenidos, en este caso, unido a Elementor para todo lo relativo al diseño web. Claramente iconos y estilos CSS de la web tienen una mano de código por encima. 

Otro de los must en toda carrera electoral norteamericana es la captación de fondos, que en la página web de Hickenlooper está vinculada a la plataforma Secure ActBlue, referente en la materia. Con ella se consigue facilitar a los usuarios las donaciones y tener un proceso de pago completamente seguro. Un quebradero de cabeza menos para el equipo de campaña. 

¿Qué aspectos podrían mejorarse?

La tipografía elegida, Próxima Nova, resta carácter a la identidad visual. El color, la fotografía, los iconos, la idea del grifo de cerveza van sumando un valor a la marca que no se amplifica con la elección del tipo de letra. 

ARIZONA

Mark Kelly 

El astronauta Mark Kelly se lanzó a una nueva carrera, la política, con un marcado compromiso familiar y comunitario. Mark, junto a su hermano gemelo Scott, han viajado en varias ocasiones a la Estación Espacial Internacional. De ahí su proyección pública y mediática.

En el año 2011, su mujer, la congresista Gabrielle Giffords fue tiroteada en la matanza de Tucson, Arizona. Herida de extrema gravedad tuvo que renunciar a su escaño en la Cámara de Representantes debido a las consecuencias físicas y psíquicas del atentado. 

El logotipo de la campaña evoca claramente su trayectoria profesional. Un cohete en la letra A y además del típico color azul del partido demócrata, el naranja que simboliza el fuego en el despegue de la aeronave espacial. 

En el plano audiovisual destaca el vídeo de lanzamiento de su campaña. El que cuenta la historia de Mark y su mujer (más de su mujer) ya que ella es su gran inspiración e impulso para llegar al Senado de los Estados Unidos. Planos y escenografía muy cuidada, el color y la luz aportan un matiz de profesionalidad enorme, puesto que son los dos elementos más difíciles de controlar cuando se graba un vídeo o una película.

La sensación es que en los 4’33” que dura el vídeo se proyecta la película de la vida Mark Kelly y Gabi Giffords. El espacio y los Estados Unidos con su storytelling algo épico hacen el resto. Una pieza magnífica. 

En este caso sí que vemos una tienda online construida sobre Big Commerce, una alternativa de peso a WooCommerce, Prestashop o Shopify que está muy presente en Estados Unidos. Por lo demás, la web sí usa WordPress y ActBlue para las donaciones.

En este caso la tipografía sí aporta un carácter distinto a la página, siendo ésta acorde a la tendencia de las wide y ultra wide que deforman el ancho o el grosor de las letras para mejorar su legibilidad. 

A lo largo de la página encontramos varios formularios para captar correos electrónicos y códigos postales. En EEUU los activistas de la campaña son tan importantes como los donantes. Además, los mensajes se automatizan a través de diferentes newsletters que se crean durante la campaña. Se definen los públicos objetivo y se hace llegar los mensajes adecuadamente.